Creo que a casi todos los emprendedores se nos ha pasado por la cabeza la misma pregunta alguna vez: “¿Estaré haciendo lo correcto? ¿Será esta la estrategia que necesito en estos momentos?”

De hecho, esto ocurre por algo que casi todos hacemos también, y es sucumbir a la tentación de compararnos con otros emprendedores y tratar de replicar lo que hacen con la esperanza de obtener los mismos resultados.

Y esto, seguro que ya lo sabes pero te lo recuerdo, es un error. 

No solo es un error porque desconocemos muchos de los detalles del contexto que rodean a ese negocio, también porque puede que esté en otra fase diferente a la tuya. 

Del tema de en qué invertir energía y dinero dependiendo de la fase es algo que poco se habla y que me parece crucial. 

Por eso, en este artículo me gustaría hablarte de las distintas etapas por las que pasa un negocio para que identifiques la tuya y tengas más claridad sobre en qué centrarte (y qué puedes dejar para más adelante) para lograr tus objetivos. 

Todos los negocios pasan por diferentes fases, y en cada una se necesitan acciones diferentes. 

Por supuesto que en cada fase tendremos el mismo fin, que es el de vender. Pero no de la misma forma, y tampoco con las mismas expectativas. 

Vamos a verlo. 

Una de las fases más bonitas y a la vez de las más importantes de todas es la etapa de la idea. 

En esta etapa tenemos un proyecto en mente, una ilusión, y nuestra atención debería dirigirse hacia encontrar cómo darle forma y cómo hacerlo posible. 

Por ello, la prioridad ha de ser validar tu idea de negocio. Antes de dar el paso definitivo, tienes que asegurarte que lo que quieres hacer y para quién lo quieres hacer tiene sentido. 

Lo que hagas durante esta fase se convertirá en los cimientos de tu empresa, por lo que la recomendación es que le dediques el tiempo necesario y no quieras saltar a la siguiente etapa sin tenerlo todo cuadrado aquí. 

En esta etapa se define la idea de negocio y se elabora un plan que tenga en cuenta el público objetivo al que te quieres dirigir, la competencia, tu propuesta de valor, el modelo de negocio, los recursos necesarios, etc. 

De ahí que en esta fase sea tan importante investigar el mercado y validar la idea con clientes potenciales. Además, sería ideal elaborar un plan financiero que contemple los gastos y los ingresos previstos.

En esta etapa es en la que ponemos en marcha el negocio

Se empiezan a conseguir los primeros clientes, a ofrecer los servicios por primera vez y podemos ir validando sobre el terreno si nuestra oferta, tal y como la habíamos ideado, encaja en el mercado. 

Aquí es importante centrarnos en ganar visibilidad – gracias a una estrategia de marketing – y también hacer todo lo que esté en nuestras manos para dar un buen servicio (y que así la rueda de las recomendaciones pueda empezar a funcionar). 

Podemos considerar que hemos escalado hasta la fase de crecimiento cuando nuestro negocio empieza a darnos beneficios. Es decir, cuando comienza a ser rentable. 

En esta fase, podemos ir testeando otros servicios o productos, midiendo y mejorando el rendimiento de lo que hacemos para poder seguir creciendo. 

Cuando el negocio es estable, tiene el modelo que te gusta y que te ayuda a tener el estilo de vida que quieres, podemos decir que ha madurado

Aquí también se pueden seguir optimizando procesos y explorando nuevas oportunidades, mientras trabajamos en la fidelización de los clientes existentes. 

Como ves, cada fase es distinta, y no tiene sentido que tú, estando en la fase de lanzamiento, quieras hacer lo mismo que alguien que ya está en la fase de madurez. 

Es fundamental tener un plan adaptado a tu etapa, y que así el avance sea mucho más sostenible. 

Cuando estas en la fase inicial de idea, mi recomendación es que te centres en invertir en estrategia

Y es que en esta etapa es normal que tengas muchísimas cosas en la cabeza que no sepas si tienen sentido, y si se pueden aterrizar de alguna forma. 

Por eso, contar con apoyo y trabajar con una persona que te ayude a validar tu idea es una prioridad. 

También es buena idea aquí invertir en formación, no solo de tu especialidad, también de otras áreas de negocio como gestión básica o marketing. De esta forma, podrás hacerte una idea de cómo ir orientando tu idea. 

Cuando ya hayas pasado a la siguiente fase, a la de lanzamiento, es fundamental que te centres en la visibilidad. A más visibilidad, más oportunidades. 

Así que pon tu energía y dinero en marketing y visibilidad para poder ir validando tu idea y consiguiendo tus primeros clientes. 

Y cuando ya lo tengas y puedas decir que estás en la fase de crecimiento – recuerda, la fase en la que tu negocio da beneficios – ahí puede ser interesante que tu foco se dirija hacia la formación de equipo

De esta forma, podrás ir creciendo sin quemarte. Puedes contar, por ejemplo, con alguien que te ayude con el marketing, con la gestión, con los servicios, con la atención al cliente… 

Y en una fase de madurez, en la que ya tienes un negocio que te da el estilo de vida que quieres, tu energía y dinero debería orientarse hacia ti. 

Invierte en ti, para que puedas retornar esa inversión hacia tu negocio. 

Aquí puede ser interesante enfocarse en la innovación: darte el permiso de explorar opciones diferentes, formarte en nuevas herramientas, conocer a otros emprendedores, encontrar la forma de seguir al pie del cañón con tu negocio…

Todo con el objetivo de que aquella idea que no sabías ni cómo bajarla a tierra pueda ser un negocio rentable y que te haga feliz por mucho tiempo 🙂

Sea cual sea la etapa en la que te encuentres, puedes contar con mi ayuda. Mi trabajo es hacer posibles tus objetivos, y para ello creo una estrategia adaptada para ti. Te cuento más aquí. 

Cuéntame, ¿en qué fase de negocio crees que te encuentras tú? 

Sobre mí, Arménia Barradas

Ayudo a COACHES y otros profesionales del desarrollo personal a dedicarse profesionalmente a su pasión creando para ello un negocio rentable y fiel a su esencia

Encuéntrame por aquí:

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Tal vez pueda interesarte:

Descarga gratuita

Llévate la guía definitiva para crear tu servicio de coaching desde 0

>